Flores de pan con mariquita de tomate

Recetas

No hay nada más que me guste en el mundo que la comida sana por excelencia, pero a mucha gente le aburre comerla a diario (no es mi caso). Por ello, al ver esta receta no he podido resistirme a compartirla con vosotros.

Se trata de unas flores de pan con su respectiva mariquita de tomate. Tienen que estar sabrosísimas…

Flores-de-pan-con-mariquita-de-tomate

Solo necesitamos:

  • Pan de molde
  • Cortador en forma de flor
  • Queso de untar
  • Lechuga
  • Tomate cherry
  • Aceitunas

El proceso de elaboración es muy sencillo:

Lo primero que debemos hacer es hacer las formas que necesitemos con el cortador sobre el pan de molde. Las untamos con queso fresco y tapamos con un poco de lechuga.

A continuación,  lavamos bien los tomates, los cortamos por la mitad y los colocamos sobre las lechugas.

Por último, cortamos un tercio de las aceitunas y la situamos justo delante del tomate, formando así una pequeña mariquita.

¿Facil, no?

Anuncios

5 recetas super fáciles para San Valentín

Recetas, San Valentín

Se acerca San Valentín como ya sabemos (sin aún no te has enterado es que no vives en este planeta, suerte la tuya, por cierto). Parece que todo el mundo se vuelve más romántico de la cuenta y quiere homenajear a sus amores.

Y ya sabéis el dicho… ¡Se enamora por el estómago! (Que no solo a los hombres, ¿eh?) . Así que tomad nota:


 Galletas corazón de Minnie Mouse

Recetas fáciles de San Valentín

Son facílisimas de hacer. Solo con seguir la receta habitual de las típicas galletas de mantequilla y usando un cortante en forma de corazón.

A continuación, preparamos un glaseado de color rojo, y con la ayuda de una cucharilla, lo distribuimos sobre las galletas sin llegar a los bordes. Con otro poquito de glaseado más fluído y de color blanco, echamos unas gotitas dentro del rojo, antes de que se seque.


Patatas al horno

Recetas para San Valentín

No hay forma más sana para comer patatas fritas, que al horno. Yo soy muy fan de hacerlas de esta forma, ya que me niego constantemente a comer cosas impregnadas en aceite (sí, soy muy tiquismiquis con la comida). En este plato, sólo tenéis que cortar las patatas en láminas gruesas y luego en cada una de las láminas,  cortar los corazones con un cortante pequeño. Y ¡ojo!, no tiréis los restos de patatas, podéis hornearlos también en otra fuente, o usarlos para otra receta.


Pretzels con chocolate

Recetas de San Valentín

Con esta no tenemos excusa, las galletitas pretzel las podemos encontrar sin ningún tipo de problema en los supermercados. Sólo tenemos que bañarlas con candy melts y espolvorerlas mientras el chocolate todavía está fresco, con todo tipo de sprinkles, azúcar de colores, etc

Este tipo de productos los encontraréis en cualquier tienda de repostería creativa e incluso en cualquier supermercado ya han empezado a comerciarlos.


Corazones de queso

Recetas de San Valentín para niños

Esta es una de mis preferidas y es que me considero una fan incondicional del queso en todas sus formas; además de lo sencilla y sabrosa que es esta receta.

Debemos cortar muchos corazones en una lámina de masa quebrada o de hojaldre y luego con un cortante más pequeño cortamos corazones en las lonchas de queso (puede ser por ejemplo mozzarella) para el relleno. Ponemos un corazón de masa, encima el corazón de queso, humedecemos los bordes con agua, cubrimos con otro corazón de masa y sellamos el borde con un tenedor. Por último, colocamos en una fuente con papel de horno, pincelamos con huevo batido, espolvoreamos con queso en polvo y horneamos a 200° hasta que estén dorados.

Ideal para acompañarlo con diferentes salsas


Pizza

Recetas infantiles de San Valentín

¡Qué buena pinta! Una pizza tan romántica como esta, no se puede dejar escapar. Nos basta con una receta de pizza , yo elijo una receta que simula a las del Domino’s Pizza. Lo único que tenemos que hacer es que al estirar la masa debemos cortarla con un cortante de corazón grande y ponerle nuestros ingredientes favoritos.

¿Os han gustado? ¡Animaos!

Sinceramente yo no soy de celebrar San Valentín, pero sí que puedo tomarlo como buena excusa para comer cositas tan ricas y originales.